La hoja de un asesino genovés

"Mi  nombre es Angelo Togliatti, naci en Génova, Italia en el año de 1460 en una familia de obreros y artesanos que no tenían estudios. En mi familia éramos mi padre Lucrecio Togliatti, mi madre Alina Togliatti y mi hermana pequeña Alessandra."

Así empieza "La hoja de un asesino genovés", un relato original 
que narra la historia personal de un asesino como si se tratase de un diario de vida. El autor es Jack Bottom, quien nos envió su creación para que pueda ser apreciada por el resto de la hermandad.

A continuación, el relato...



    La hoja de un asesino genovés.

_______________________________________________________________________
Mi  nombre es Angelo Togliatti, naci en Génova, Italia en el año de 1460 en una familia de obreros y artesanos que no tenían estudios. En mi familia éramos mi padre Lucrecio Togliatti, mi madre Alina Togliatti y mi hermana pequeña  Alessandra. Un día de 1477, en la fiesta de San Paolo en Florencia, me acusaron de robarle oro a un comerciante; en mi intento de huir me alcanzaron unos policías en un callejón. Creí que eso era el fin de mi vida, cuando uno de esos policías saco su espada para acabar con mi vida, apareció un hombre en túnica blanca que izo frente a esos policías. Uno a uno fueron cayendo hasta que solo quedamos él y yo, pensé que yo sería el siguiente en sucumbir ante ese individuo; pero en cambio me tendió su mano para que me pusiera de pie. Este hombre de nombre se llamaba Nicolás de Maquiavelo al cual le jure lealtad eterna por salvar mi vida, este hombre le dio una segunda oportunidad a mi familia y a mí, me dio un empleo con uno de sus amigos comerciantes y ayudo a mi padre a limpiar el apellido de los Togliatti.

5 años después mi padre cayó enfermo y murió por una enfermedad desconocida, y yo me tuve que encargar de mi familia. El señor Maquiavelo al enterarse de la trágica noticia, me dijo que trabajara para él y sus amigos Mario Auditore y Bartolomé D’Alviano en una villa en Monteriggioni. Al ir en la carrosa del señor Maquiavelo, me reveló algo que me dejo impactado, me dijo una historia de templarios que buscaban dominar el mundo y asesinos que daban la vida por defender al pueblo de estos invasores; y me dijo que él era uno de los asesinos italianos. También me dijo que el entrenaba asesinos para defender la causa, y que en mi había visto futuro como asesino. El señor Maquiavelo pensó que yo saldría corriendo después de esa confesión, a lo cual yo conteste que me interesaba ayudar en esa causa y quería que me entrenaran para ayudar a los asesinos.

Los entrenamientos fueron duros, cada vez más dolorosos y fructíferos; pasaron 7 años antes de que pudiera realizar mi primera misión como asesino para el señor Maquiavelo, fue a un comerciante que le estaba dando información a los templarios acerca de un asesino que pasaba siempre por ahí. No fue muy cuidadoso y termine matándolo en su casa sin que nadie me viera, fue un trabajo limpio y sin alertar a nadie. El señor Maquiavelo está feliz con mi progreso, seguiré entrenando para mejorar mi técnica y esperar la aprobación del señor Maquiavelo otra vez. Entrenando con mi maestro, el señor Maquiavelo, eh descubierto “algo” que pasa cuando me concentro mucho, mi vista se vuelve más aguda. Eh ido a otra misión, esta vez impuesta por el señor Mario; mi misión es ir a matar a un monje que es muy cercano a los templarios. Mi objetivo se mete a un callejón para verse con unos soldados templarios, son cuatro contra uno, tres son soldados y uno es un fraile. Mato a mi objetivo, los tres soldados me persiguen por el callejón hasta toparnos con una multitud, me disperso y huyo de ahí sin ser visto. El señor Maquiavelo me pide de favor, la próxima vez que haga una misión de ese tipo, no llame la atención de los templarios.

Han pasado 3 años antes de que me dejaran entrenar a mi propio estudiante, me eh esforzado para que mi nuevo trabajo no se entrometa con mi familia; mi estudiante es torpe, pero no más que yo cuando inicie en esto. Es más fuerte que yo a su edad, y es más hábil con la lanza que muchos de los asesinos que son de alto rango. Me enorgullece ser su maestro, y pienso que él siente lo mismo; quiero adoptarlo bajo mi protección y que sea mi digno sucesor. Eh visto al señor Maquiavelo preocupado por algo últimamente, pero no sé por qué, investigare.

Ha pasado un año desde que estoy entrenando a mi pupilo, creo que ya es hora para que lo mande en su primera misión. Se que aun no tiene experiencia necesaria, pero creo que hará una excelente actuación. Es una misión sencilla y creo que ya puede cumplirla, pero solo por si acaso lo seguiré para velar por su seguridad. Todo fue un fracaso, en condiciones normales, esta sería una misión sencilla. Pero alguien aviso a los templarios que iría un asesino, y tenían un ejército esperando a mi pupilo. Corrimos lo mas que pudimos, pero al final el no lo consiguió y murió por mi culpa.

A pasado un año desde que murió mi pupilo, eh ido a varias misiones pero el dolor aun es muy grande. Mi familia nota algo raro en mí, yo le digo que el trabajo es muy pesado y que me siento exhausto. Aun no saben que mi pupilo a muerto por mi culpa, yo pude ir u otro asesino; él no tenía la experiencia para una misión contra los templarios. Todo fue mi culpa, pero tendré que sobre ponerme a la tristeza y continuar con mis misiones futuras. Mi madre le pregunta al señor Maquiavelo porque estoy así, el no responde, no sabe que decir pues si no se lo eh dicho a mi familia será por alguna razón. Días después en una cena, mi madre pregunto por mi pupilo; yo no supe que responder y le dije que había salido en una misión.

Han pasado 3 años desde que mi pupilo murió, ya eh matado a todos los implicados de la emboscada. Ninguno quedo con vida, todos cayeron ante mi daga y me vengue por lo ocurrido. Mi alma se siente limpia y me siento tranquilo, se que la hermandad esta contra la venganza por eso llamas se lo diré a alguien. El señor Maquiavelo ha ido a Florencia aun asunto de la hermandad, tal vez encontraron un fragmento del Edén. Yo por mi parte eh tenido que ir a Venecia por un mapa de la ciudad, y eh visto a varios soldados resguardando un edificio. Le eh contado a uno de los ayudantes del señor  Mario para que ponga más seguridad en la villa, el me dice que en cuanto  vea al señor Mario se lo comentara.

Han pasado 3 años desde que fui por los planos venecianos de un barco de guerra y estamos viendo como materializarlos, el barco se ve que será muy resistente, llevamos la mitad de construcción y ya lo hemos bautizado. Es hora de regresar a casa, con mi familia, eh estado pensando que es hora de conseguirme una buena mujer y tener hijos. Al regresar a la villa me eh dado cuenta que todo está bien en este momento, me pondere a entrenar con mis compañeros. Hemos estado entrenando mucho para que en próximas misiones todo salga bien y no haya imprevistos. Esto marcara mucho las cosas en un futuro, para que no sucedan cosas como la de mi pupilo.

Han paso 2 meses desde que regrese de Venecia, estábamos entrenando cundo un grupo de los Borgia llego y empezó a atacar la villa. Yo junto con otros asesinos guiados por el señor Mario, vamos a la entrada principal de la villa. Son demasiados y tienen más armamento, pero nosotros estamos mejor entrenados. Mato a un soldado que atacaba a un hermano, después con las dagas mato a otros 2, sigo mi camino hasta llegar con 10 soldados más. Termino con 2 gracias a las dagas, uno viene con su espada pero la desvió con mi daga y saco mi espada y le arrebato la vida. Los que quedan me atacan a la vez, no me puedo defender de todos. Cuando llega la ayuda me estoy desangrando, siento mucho frio, todo está borroso. El señor Mario me dice algo que no puedo comprender, y cierro los ojos solo por un segundo. Que broma tan cruel es la vida, hoy había conocido a la que quería que fuera mi esposa. Pensaba tener una vida junto a ella, y pasar mis días junto con mi hijo o mis hijos. Veo un pastizal enorme con trigo, escucho a las aves cantar, veo a mi padre que me pide que le acompañe hasta la puerta. En el camino veo a mi pupilo, y le pido disculpas y él me dice que no fue mi culpa. Fue una trampa templaría y al final todo está bien.

En ese momento abro los ojos y veo que el señor Mario está atacando a un templario, cuando veo que otro le va a atacar por la espalda. Con lo último de mi fuerza aviento una daga y mato a ese templario. Cae la hoja de un asesino a manos de un templario, y cae un templario por la hoja de un asesino. Así es la vida en la que escogí vivir, porque, soy un asesino.

¿Muy buen relato, no?, pues si también has hecho alguna creación relacionada con el universo de Assassin's Creed y quieres que sea apreciada por la comunidad asesina, solo debes enviarnos tu obra (de cualquier índole) a universoassassinscreed@gmail.com y sera publicada en el sitio.

1 comentarios:

  1. Sebasthebest dijo...:

    Muy buena historia muy interesante la verdad...¡¡sigan así!!

Publicar un comentario

 
Universo Assassin's Creed © 2010 | Designed by Trucks, in collaboration with MW3, Broadway Tickets, and Distubed Tour